Privacidad y seguridad del cloud como pilar de la transformación digital

Ninguna transformación digital puede construirse sin confianza y sin el uso de servicios cloud. La seguridad es un factor crítico a la hora de tomar una decisión sobre la política de cloud computing en cualquier empresa.

El cloud computing es uno de los pilares de la transformación digital. En su avance los aspectos relacionados con la seguridad de la nube han dejado de ser una barrera y en ocasiones se han convertido en un factor decisivo a la hora de apostar por un modelo de cloud computing.

La economía mundial pierde alrededor de 3 trillones de dólares al año por ataques de malware y la inteligencia de la nube a gran escala puede ayudar a solventar los desafíos de la seguridad.

Microsoft, a través de su oferta cloud, trabaja para prevenir y minimizar los daños de las amenazas avanzadas de hoy en día.

La compañía invierte del orden de 1.000 millones de euros cada año en tecnología específica de seguridad y concretamente en los entornos de cloud computing.

“La propuesta de valor de Microsoft en el ámbito de la seguridad en el cloud pasa porque somos muy conscientes de que cualquier transformación digital no puede construirse sin confianza y sin el uso de servicios cloud. En este sentido, en Microsoft generamos esa confianza en base a nuestra plataforma tecnológica, la inteligencia de negocio y la relación con nuestros partners y socios”, ha afirmado Héctor Sánchez, director de tecnología de Microsoft Ibérica, en el marco del encuentro #ActitudDigital.

El entorno de plataforma está fundamentado 100% en el sistema operativo Windows 10, cuyas capacidades de seguridad se han disparado frente a otros sistemas operativos. El segundo componente es el servicio cloud de Office 365 con la posibilidad de dar control a los usuarios, a los gestores sobre qué ocurre con su información, en qué momento, cómo controlarla y cómo protegerla. Microsoft Azure constituye la tercera pata de la estrategia de Microsoft en su oferta de plataforma como servicio o infraestructura como servicio, donde las capacidades tecnológicas de identificación, protección de la información y gestión de entornos de claves, entre otros, son fundamentales.

Por otro lado, el cumplimiento regulatorio es una prioridad absoluta para Microsoft. Todo cliente, toda empresa, todo usuario tiene un entorno legal que le compete, ya sea por la zona geográfica donde desarrolla su labor (en el caso de España es la LOPD) o por la industria en la que opera.

“Microsoft lo que está haciendo es trabajar con los reguladores desde la perspectiva de hacerles partícipes de nuestra propuesta tecnológica, de qué es lo que nos falta -hemos aprendido mucho de estos diálogos- para volver a incorporarlo en nuestros procesos y para que las conversaciones de cumplimiento con el usuario final que vaya a utilizar nuestro Office 365 o Azure sean mucho más rápidas al exponerle estas garantías y las certificaciones con las que contamos”, explica Sánchez.

En el caso de la protección de datos, Microsoft es en estos momentos el único proveedor global con una autorización expresa de la Agencia de Protección de Datos española para habilitar la transferencia internacional de datos.

Aumentar la competitividad y la eficiencia

La ciberseguridad debe estar ligada directamente al negocio. No es una cuestión de técnicos, de expertos en tecnología, sino de cómo proteger el negocio, en el que hoy en día la tecnología es una parte consustancial para ser competitivos y eficientes, minimizando los riesgos.

En el encuentro #ActitudDigital Abel González, director en CyberSOC de Deloitte, insiste en la necesidad de seleccionar al proveedor adecuado y defiende la labor que pueden hacer terceras empresas independientes que verifiquen la actuación del proveedor cloud.

Desde Deloitte se entiende la seguridad como un servicio para que el negocio no se pare y funcione de forma óptima 24×7. “Nuestra labor es ayudar a que las empresas funcionen bien y para ello entendemos la seguridad como un servicio, ofreciendo toda una serie de facilidades para que en el día a día se externalicen tareas tediosas o a las que el cliente no puede llegar porque no tiene capacidad”, apunta González.

Deloitte proporciona un servicio de extremo a extremo, que va desde la estrategia, la definición de cómo protegerse, cómo procedimentar y articular la protección y finalmente verificar que esa protección es efectiva.

Por su parte, Sanitas, como compañía usuaria de servicios en la nube -tiene aplicaciones y servicios digitales- defiende este modelo de negocio.

Más allá de la regulación la organización tiene un compromiso de protección de la información con sus clientes. En la decisión de ir al cloud con aplicaciones como Mi Sanitas o su marketplace Sanihub de servicios en la nube los conceptos relativos a la privacidad y la protección de la información son clave.

Iván Sánchez, director de Seguridad de Sanitas, destaca entre las ventajas del modelo de provisión cloud la rapidez y la flexibilidad que permite esta fórmula a la hora de desplegar nuevos servicios.

El directivo también insiste en que las empresas nunca deben olvidar que la responsabilidad acerca de la seguridad de los datos de los clientes que llevan a la nube es de la compañía, no del proveedor de cloud.

Mismo nivel de control que internamente

Miguel Rego, director general del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), señala que las empresas deben incluir la seguridad como un factor crítico a la hora de tomar una decisión sobre la política de cloud computing. Esto pasa por contar con una estrategia corporativa global en torno al cloud.

Hoy en día la mayoría de los proveedores de cloud ofrecen un conjunto de servicios de seguridad que permiten aplicar el mismo nivel de control a la información corporativa que se tiene internamente.

“Sin embargo, todavía a la hora de contratar a un proveedor cloud la seguridad sigue estando entre los factores que menos se tienen en consideración cuando, dada la criticidad que supone la protección de la información, debe ser uno de los valores clave”, explica Rego.

Por su parte, el director de tecnología de Microsoft Ibérica, Héctor Sánchez, concluye que “en ocasiones, las empresas pueden encontrarse con que no pueden proteger por sí mismas los datos como deberían, pero un proveedor cloud sí puede darle ese nivel de protección que la empresa no alcanza”.

Sin este modelo de provisión de tecnología en la nube no habríamos asistido al nacimiento de startups que han revolucionado modelos de negocio. Asimismo, el cloud ha permitido a muchas pymes lanzar productos y servicios competitivos al no tener que abordar inversiones en infraestructura tecnológica.

Lea más en http://www.silicon.es/Sponsor/privacidad-seguridad-cloud-pilar-transformacion-digital#GR7S7wOCwIuPlJZJ.99

bdiez@gideaonline.com

Leave a Reply Text

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *